Trastorno de la personalidad por evitacion

trastornoevitacion.com
Trastorno de la personalidad por evitación

Fobia social: tipos, síntomas y tratamiento

 

Las personas con trastorno de ansiedad social, también conocido como fobia social, sufren un miedo intenso a quedar humilladas en situaciones sociales, concretamente miedo de avergonzarse frente a otras personas. Les preocupa que no estén a la altura, o que tengan problemas al hablar o interactuar con otras personas.

En estas situaciones sociales, las personas con ansiedad social experimentan vergüenza, y temen que los demás los juzguen como ansiosos, débiles, o estúpidos. Pueden temer hablar en público debido a la preocupación de que los demás notarán sus manos temblorosas o su voz titubeante, o que experimenten una ansiedad extrema al conversar con otras personados debido al temor de tener dificultad para expresarse.

Una persona con trastorno de ansiedad social puede evitar comer, beber o escribir en público debido al temor de sentirse avergonzado, de que otros vean temblar sus manos. Las personas con fobia social casi siempre experimentan síntomas de ansiedad, como palpitaciones, sequedad de boca, temblores, sudoración, molestias gastrointestinales, diarrea, tensión muscular, voz temblorosa, rubor y hasta confusión. En casos graves, una persona puede experimentar un ataque de pánico.

Estos síntomas pueden convertirse en una fuente de preocupación adicional cuando una persona con ansiedad social teme que los síntomas que está experimentando provoquen en los demás una atención no deseada y embarazosa. Las personas con fobia social evitan situaciones sociales, o las soportan con ansiedad o estrés intensos. También pueden sufrir de ansiedad anticipatoria ante un evento o situación social. Esto puede establecer un círculo vicioso de ansiedad anticipatoria que conduce a un bajo rendimiento (ya sea real o simplemente percibido) en la situación, lo que conduce a una ansiedad aún mayor para situaciones futuras.

La mayoría de las personas que tienen ansiedad social reconocen que su miedo es excesivo o irracional. Buscan evitar cualquiera de las situaciones temidas en su vida. Si se ven obligados a afrontar una de sus situaciones temidas, lo experimentan con intensa ansiedad.

Las investigaciones indican que las mujeres superan en número a los hombres tres a dos entre las que presentan síntomas de fobia social. Los hombres, sin embargo, son más propensos a buscar tratamiento.

Algunos estudios han demostrado que la fobia social es más probable que se desarrolle en la adolescencia, aunque puede comenzar antes o después. Los profesionales de la salud mental informan que muchas personas sufren este trastorno silenciosamente durante años, buscando ayuda solo cuando sus temores han provocado una gran crisis vital.

El trastorno de ansiedad social se trata fácilmente mediante una combinación de psicoterapia y medicamentos.

 

Tipos de fobia social

Para algunas personas, casi cualquier circunstancia social es causa de temor y ansiedad. Se dice que estos individuos tienen fobia social generalizada. Se considera que las personas para las que solo una o dos situaciones producen ansiedad tienen la forma no generalizada del trastorno.

Algunos investigadores han sugerido que otra forma de agrupar a las personas con trastorno de ansiedad social se basa en el tipo de situación que provoca la ansiedad. Se han propuesto dos categorías principales: rendimiento e interacción.

  • El grupo de rendimiento incluye a personas que tienen una gran ansiedad ante la idea de hacer algo frente a otras personas o en presencia de ellas. Tales situaciones incluyen salir a comer, trabajar, dar un discurso o usar un baño público.
  • El grupo de interacción incluye a las personas cuyos temores se centran en las circunstancias en las que tienen que conversar o relacionarse con otras personas, como conocer a personas nuevas.

Los profesionales de la salud mental también han reconocido que algunas personas desarrollan síntomas de fobia social como consecuencia de otros problemas médicos o físicos. Las personas con enfermedad de Parkinson, obesidad, defectos físicos, u otras afecciones a veces pueden sufrir una ansiedad severa sobre el hecho de que su apariencia física o sus acciones llamen la atención. Aunque comparte síntomas similares, el manual de diagnóstico y estadístico para trastornos mentales (DSM) excluye específicamente un diagnóstico de fobia social si los temores que se muestran pueden estar relacionados con estas enfermedades médicas o físicas.

 

Síntomas específicos

El trastorno de ansiedad social se caracteriza por la presencia de los siguientes síntomas:

  • Un temor significativo y persistente a una o más situaciones sociales o de desempeño en las cuales la persona está expuesta a personas desconocidas o al posible escrutinio de otras personas. El individuo teme que actúe de una manera (o muestre síntomas de ansiedad) que sea humillante o vergonzosa. Nota: en los niños, debe haber evidencia de la capacidad de tener relaciones sociales apropiadas para su edad con personas conocidas y la ansiedad debe ocurrir en entornos de pares, no solo en las interacciones con adultos.
  • Según el DSM-5, también se puede dar un diagnóstico si el temor se produce exclusivamente en el contexto de situaciones de desempeño social.
  • La exposición a la situación social temida casi siempre provoca ansiedad, que puede tomar la forma de un ataque de pánico vinculado a la situación o predispuesto a la situación. Nota: En los niños, la ansiedad se puede expresar al llorar, tener rabietas, paralizarse en situaciones sociales con personas desconocidas.
  • La persona reconoce que el miedo es excesivo o irracional. Nota: En niños, esta característica puede estar ausente.
  • Las situaciones sociales o de desempeño temidas se evitan o, de lo contrario, se soportan con mucha ansiedad o angustia.
  • La evitación, la anticipación ansiosa o la angustia en la(s) situación(es) social(es) temida(s) interfiere significativamente con la rutina normal de la persona, el funcionamiento laboral (o académico) o las actividades o relaciones sociales, o existe una marcada angustia por tener la fobia.
  • En individuos menores de 18 años, la duración es de al menos 6 meses.
  • El temor o la evitación no se deben a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (por ejemplo, drogas, medicamentos) o una enfermedad médica general y no se explica mejor por otro trastorno mental.
  • Si existe una enfermedad médica general u otro trastorno mental, el temor en el primer criterio no tiene relación con él, por ejemplo, el temor no es tartamudear, temblar en la enfermedad de Parkinson o mostrar un comportamiento alimentario anormal en la anorexia nerviosa o la bulimia nerviosa.

 

Tratamiento

El trastorno de ansiedad social, también conocido como fobia social, generalmente se trata con psicoterapia o ciertos tipos de medicamentos psiquiátricos.

Si bien se ha demostrado que tanto la psicoterapia como los medicamentos son efectivos en el tratamiento del trastorno de ansiedad social, un enfoque combinado para el tratamiento, utilizando ambos al mismo tiempo, puede ser el más oportuno y beneficioso.

Si bien algunas personas pueden encontrar alivio de algunos síntomas de ansiedad social al probar técnicas sencillas de autoayuda, la mayoría de las personas con fobia social diagnosticada necesitarán tratamiento profesional para superarlo.

Psicoterapia para la ansiedad social

La psicoterapia es un método muy eficaz de tratamiento para el trastorno de ansiedad social. Específicamente, la terapia cognitivo conductual, que incluye técnicas como la terapia de exposición, la reestructuración cognitiva sin exposición, la terapia de exposición con reestructuración cognitiva y el entrenamiento de habilidades sociales, parecen ser altamente eficaces para tratar la ansiedad social de manera limitada. La mayoría de la terapia cognitivo-conductual (TCC) se puede administrar en 16 sesiones (generalmente una sesión por semana). Al finalizar el tratamiento, los síntomas de ansiedad se reducen en gran medida o incluso desaparecen. La TCC para la ansiedad social parece ser efectiva ya sea impartida en forma individual o grupal.

Además de la TCC, también se han encontrado efectivos otros tratamientos psicológicos. Estos incluyen la terapia cognitiva (un componente de la TCC), el entrenamiento de habilidades sociales, ejercicios de relajación, terapia de exposición / terapia conductual. La TCC grupal también ha demostrado ser efectiva, ya que el componente de grupo puede dirigirse directamente a algunas de las preocupaciones principales de la ansiedad social relacionada con hablar en público.

La terapia de exposición es a menudo un componente primario del tratamiento de psicoterapia del trastorno de ansiedad social. La terapia de exposición, practicada ya sea de forma individual o grupal, involucra a una persona que aprende a comprender la base irracional de sus miedos (reestructuración cognitiva), que enseña habilidades simples de relajación para practicar mientras está en el momento y que está gradualmente "expuesta" a la situación que causa la ansiedad.

Un formato de exposición consiste en imaginar un escenario que provoque ansiedad, y recorrerlo con el terapeuta en la seguridad de la consulta.

A medida que la confianza del paciente crece, comenzará a aplicar las habilidades que aprendió en la sesión de terapia. Denominado "exposición in vivo", esto se puede asignar como tarea de terapia. En otro escenario, un terapeuta puede acompañar a su paciente. Esto puede ser altamente efectivo para generar confianza terapéutica y confianza en sí mismo en el paciente. Los ejercicios en vivo están destinados a exponer de manera deliberada y repetida a un paciente a situaciones temidas gradualmente como un intento de mostrar al individuo, por ejemplo objetivo, que su resultado temido es improbable, "no tan malo" o menos probable de lo que se anticipa. estar en su mente

Como ejemplo, durante la sesión, el terapeuta puede entrar a un supermercado con el paciente y pedirle que haga una pregunta intencionadamente vergonzosa (por ejemplo, por qué el queso azul está mohoso). Alternativamente, en el formato de terapia de grupo, el terapeuta puede hacer que el paciente pronuncie un breve discurso semanalmente frente a otros miembros del grupo con respecto a un "tema candente" o uno sobre el que no saben mucho. En cualquiera de estos casos, el individuo esencialmente se sentiría avergonzado a propósito para refutar su predicción parcial sobre las consecuencias de tal acción.

El proceso cognitivo puede seguir donde el terapeuta y el paciente discuten cuánta ansiedad experimentó desde el principio hasta el final de la rutina de exposición, así como preguntarle al paciente (si es que lo hizo) qué se aprendió para llevar a cabo su desafío. predicciones (por ejemplo, "sí, fue extraño hacer eso, pero la mujer no me mordió por preguntar por el queso azul ... apuesto a que la gente pregunta cosas raras todo el tiempo"). Gradualmente, con la exposición repetida, el paciente trabajaría para alcanzar objetivos o tareas que ha evitado debido a la ansiedad social.

Los tratamientos de psicoterapia, especialmente aquellos que se basan en la exposición, han demostrado ser altamente efectivos (Acarturk et al., 2009; Powers et al., 2008). La mayoría de las personas que prueban psicoterapia con un terapeuta que tenga experiencia en el tratamiento del trastorno encontrarán alivio a sus síntomas.

Medicamentos para la ansiedad social

El tipo principal de medicamentos utilizados para tratar la ansiedad social se llama inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS). Esta clase de medicamentos se desarrolló por primera vez para tratar la depresión, por lo que a menudo se los denominan antidepresivos. Sin embargo, se ha encontrado que son efectivos en el tratamiento de una gama más amplia de trastornos. Los ISRS comunes incluyen paroxetina, sertralina, fluoxetina y fluvoxamina.

Otro tipo de antidepresivos como la venlafaxina también se puede prescribir para ayudar con los síntomas de la fobia social.

Este tipo de medicamentos generalmente tardan de 6 a 8 en actuar. Si bien puede ser frustrante esperar tanto tiempo y sentir poco alivio, es recomendable tomar siempre los medicamentos según las indicaciones de su médico. Si experimenta efectos secundarios molestos, coméntelo con su médico de inmediato.

Hay pocas razones específicas para prescribir un antidepresivo sobre otro para el tratamiento de este trastorno. Su médico puede elegir el medicamento basándose en su experiencia, o en los efectos secundarios típicos que experimentan la mayoría de los pacientes. Si no experimenta alivio en 6 a 8 semanas, hable con su médico. Puede decidir aumentar la dosis o probar otro medicamento.

Otros medicamentos

Además de los ISRS, a veces se prescriben otro tipos de medicamentos para el tratamiento del trastorno de ansiedad social.

Los medicamentos contra la ansiedad llamados benzodiacepinas rara vez se recetan para el trastorno de ansiedad social, ya que son extremadamente adictivos y provocan sedación. Sin embargo, debido a que actúan rápidamente a corto plazo, se pueden prescribir cuando una situación específica justifica su uso, como un compromiso inesperado de hablar en público que no se puede evitar.

También se puede usar una clase de medicamentos llamados betabloqueantes para aliviar la ansiedad social. Funcionan al bloquear el flujo de epinefrina (más comúnmente conocida como adrenalina) que se produce cuando se está ansioso. Esto significa que pueden ayudar a controlar y bloquear los síntomas físicos que a menudo acompañan a la ansiedad social, al menos por un corto espacio de tiempo. Se utilizan principalmente para situaciones a corto plazo, como cuando necesita dar un discurso. Sin embargo, al igual que las benzodiacepinas, generalmente no se recomiendan para el tratamiento de la ansiedad social y rara vez se recetan para ello.

 

Autor: Psychcentral

Utilizamos cookies