Miedo contra miedo

  • Autor Virnatio
  • Fecha de inicio
V

Virnatio

He tratado de recordar un poco de mis primeros años en esto del TPE, intentando entender como logre salir adelante, y he llegado a cierta conclusion.
J
Durante mi niñez y juventud mi padre fue muy severo, distante y violento a veces. Yo le tenia un miedo terrible, y el tambien me inculco miedo hacia la vida, hacia lo dura que esta podia ser y lo imperativo que era esforzarse y salir adelante.

Es por esto que hay muchas cosas que no me cuestione; no tenia opcion. Como ir a la universidad, estudiar una carrera y buscar trabajo, por mas dificil que fuera, por mas que no fuera capaz de relacionarme y me ahogara en ansiedad. Era mas grande el miedo hacia mi padre y hacia la vida que todos los temores propios de la evitacion.

Y como he mencionado en otras ocasiones ello constituyo una especie de "terapia de exposicion". Con los años logre adaptarme.

Si hubiera conocido esto del TPE y si hubiera tenido un padre mas cercano y comprensivo, quizas, contradictoriamente, no lo habria superado como lo he hecho. Yo tengo un dicho, que aunque no era su sentido original, aplica bien en este caso: "Solo un demonio enfrenta a otro demonio. Agradece y no odies al demonio que tienes cerca aunque te amargue la vida, si tu no sabes luchar contra demonios".
 
Última edición por un moderador:

Neo

Administrador
Registrado
13/12/14
Mensajes
21.975
Sentirte en cierta medida obligado a hacer eso que temes, te hacer hacerlo, pero hacerlo por miedo, no sé hasta que punto es bueno. Sea como fuere, has conseguido cosas a pesar de la evitación, así que te felicito :)
 

Magui

Usuario veterano
Registrado
28/6/17
Mensajes
1.230
Género
Femenino
Me siento muy identificada con tu historia @Virnatio, hay nuchas cosas que hice en mi vida por la presion de mi papa, su filosofia es: "Quiero resultados positivos, no una linda explicacion de porque fracasaste". Toda mi vida me esforze para no decepcionar a mi papa, y le estoy agradecida por haberme impulsado. Hace poco le dije que le estaba agradecida por la persona que soy ahora, pero nada mas, que eso es todo lo que quedaba entre nosotros, y despues de eso me di cuenta de lo viejo que esta, que es solo un ser humano con imperfecciones que solo queria cosas buenas para mi.
Yo vivi mucho tiempo bajo otra clase de miedo, un miedo destructivo, miedo a opinar, porque se me reprendia cada comentario que hacia frente a los demas, las deciciones que tomaba, eran motivo de burla y ridiculacion, como ya no hablaba, tenia que tener cuidado de las expresiones de mi rostro, de mis miradas, todo hacia mal, se me consideraba todo tipo de insultos, vivir con miedo constante a hacerle enojar, por mas que le evitaba todo tipo de disgustos, si queria enojarse iba encontrar una razon para desatar su furia, y ahi no hay donde esconderse, no hay nada mas que hacer que esperar a que pase la tormenta.
Son dos miedos diferentes, uno es el impulso que necesite para salir adelante y ser mejor, y el otro, el que me hizo mucho daño y creo que me volvio mas evitativa.
No se hasta que punto fueron las situaciones que vivi o mi naturaleza propensa las que me hicieron asi, ya no me importa, decidi que solo voy a mirar para delante y adaptarme a lo que soy ahora e intentar ser feliz.
No les guardo rencor a ninguna de esas dos personas, y les deseo lo mejor a cada uno. Pero me alegro de ahora ser libre de ambos miedos.
 
V

Virnatio

Actuar por miedo desde luego que no es sano @Neo, pero es mejor que no actuar supongo; he analizado esto con mi raciocinio, ahora que la distancia me lo permite, pero el comportamiento de mi padre nunca es algo que aprobare en lo que respecta a ciertas cosas, no importan los resultados.

En mi caso @Magui creo que mi padre conjugaba ambas cosas; por un lado me inculco la necesidad.de superarme pero por otro solia sermonearme diciendome que era flojo, descuidado, mal agradecido, etc.; en el fondo una mala persona. Entiendo su influencia en mi, lo malo y lo bueno, le estimo y respeto, pero no tendria sentido agraderle directamente por cuanto su actuar, si bien dio resultados, no fue fruto de una voluntad de padre sino de sus propios temores, traumas y estructura mental.
 
Arriba